La crisis generada por el COVID-19 deja al descubierto la vulnerabilidad de nuestro sistema económico y la necesidad de adaptarnos a entornos digitales y sostenibles. Sin dudas la situación es compleja, pero con capacidad de resiliencia y buena gestión del cambio la sociedad en su conjunto podrá salir fortalecida. También las empresas, se han puesto un objetivo común: frenar la crisis.