Chile: Crisis, una oportunidad para la sostenibilidad

La pandemia global asociada al COVID-19, ha mostrado a empresas de diferentes sectores y tamaños volcadas a paliar las consecuencias sociales y económicas que trae esta crisis.

 

 

La pandemia global asociada al COVID-19, ha mostrado a empresas de diferentes sectores y tamaños volcadas a paliar las consecuencias sociales y económicas que trae esta crisis. Farmacéuticas como Novartis ha anunciado masivas donaciones para tratar a pacientes hospitalizados. Empresas textiles como Mango o Inditex (Zara), se han volcado a la fabricación de mascarillas y batas de protección. Otras han ajustado su cadena de producción, CCU con el desarrollo masivo de alcohol gel y Henkel con cambios en sus instalaciones para la elaboración de desinfectantes. 

Estas son solo algunas de las medidas desde el sector privado tanto en Chile como el mundo y me hace pensar que hoy más que nunca es necesaria la resiliencia y la sostenibilidad entendida como la capacidad de las empresas para adaptarse a su entorno y asegurar la estabilidad financiera, social y ambiental propia y de la sociedad en su conjunto. 

Hay un sentido de colectividad y colaboración asociado a la pandemia que es muy propio de la sostenibilidad. La sociedad es un engranaje y para que éste no se rompa, hay fortalecer más que nunca las relaciones. Conjugar crisis y sostenibilidad, es ver el propósito del negocio con visión de futuro y de unas por toda considerar a las personas como parte esencial de la existencia de una organización. 

Hoy, más que nunca, es tiempo de ser coherentes con los compromisos adoptados en las estrategias de sostenibilidad. Cuántas veces hemos escuchado frases como “los trabajadores son el pilar más importante de la empresa”, o “los proveedores son socios para el desarrollo” o “el cliente está al centro”. Bueno, si esto no se hace carne en medio de la crisis, nunca volveremos a la tan esperada “normalidad”. 

Ser y parecer, esa es la clave y la comunicación juega un rol fundamental. La transparencia y la capacidad de empatizar con las distintas audiencias ponen en juego la tan mermada confianza en las organizaciones. En la crisis hay una oportunidad de volver a conectar, de darle un sentido más amplio a la existencia empresarial, su propósito y junto con ello tomar medidas concretas y coherentes. 

En este sentido, creo que se ha avanzado por un buen camino. Según un estudio realizado por la agencia de marketing sostenible, Empathia, el más 65% de los participantes que se encontraban con empleo al momento de aplicar la encuesta, se estaban “satisfechos” o “muy satisfechos” con las medidas tomadas por su empleador para enfrentar la contingencia. 

No pretendo desestimar los factores determinantes para la supervivencia de una empresa, como lo son la continuidad operacional y el flujo de caja; pero el contar con un equipo comprometido y motivado en el trabajo, es igualmente esencial para determinar el futuro que hay por delante. No hay que olvidar que estamos en medio de una crisis social, que por mucho que esté medianamente silenciada por el COVID-19, está latente. Esta es la oportunidad de recuperar la confianza en el mundo empresarial, mostrando real empatía. 

Fuente: https://www.america-retail.com/chile/chile-crisis-una-oportunidad-para-la-sostenibilidad/